miércoles, 9 de junio de 2010

LA PINTURA DE TAZAS DE LUISA

Interpretación de imágenes en torno a la pintura.
Obra de Luisa Isabel Salas
por Patricia G. Santiago



El presente texto trata sobre la interpretación de imágenes que están en torno a la pintura, para ello se parte del análisis de dichas imágenes en base a criterios cualitativos lo que da lugar a una hipótesis que se propone a partir de una teoría específica de la pintura como acto, planteada en mi propio proyecto de tesis.

Luisa Salas me entregó tres archivos para analizar: un video, una fotografía digital y un esquema; el archivo con las especificaciones para el montaje ubican a dichas imágenes en un plano físico, es decir, que uno tiene que imaginarse que la pieza final es objetual y no sólo virtual. A pesar de esto, la relación con las imágenes presentadas se establece como imagen en el monitor y de aquí es que se propone el análisis, ya que esta relación con el objeto de estudio es certera y mi enfoque interpretativo se ubica en torno a las imágenes y puede prescindir de los objetos.
Existen pues tres imágenes: un video, una foto y un esquema. El video y la pintura, según las instrucciones, conforman una sola pieza destinada a un espacio de exposición, ya sea éste un museo, una galería o un espacio con las condiciones adecuadas para el montaje.



Según la autora de la pieza, las indicaciones (indicaciones.jpg) para el montaje propone la repetición como estrategia para confrontar al espectador, y ubica a la pintura como la repetición en sí y al video como la apariencia de la repetición. Hay un supuesto de que el espectador no tendrá visión de las dos imágenes al mismo tiempo. Así también, se puede identificar la idea de pintura moderna, de caballete, por la ubicación de los datos: técnica: acrílico/tela video 20´34´´ autor: luisa isabel salas; lo que indica que la autora parte de conceptos específicos para desarrollar la propuesta. El video aquí puede relacionarse con las nociones platónicas de apariencia y mimesis. Dichos conceptos los desarrollaré posteriormente.
El video se titula ensayo 8 control del sujeto 2, lo que puede indicar que lo que se muestra es parte de una serie de ensayos donde el sujeto (la persona en el video) está siendo controlado por segunda ocasión o quizá sea el segundo sujeto controlado. El control, según las palabras de Luisa, se ejerce para la pintura, es decir que se le propone a una persona que realice una pintura a partir de las indicaciones de la autora, al parecer sin ningún estímulo económico. A continuación presento una lista de aspectos cualitativos y cuantitativos de lo que percibí en el ensayo 8 control del sujeto 2:
• Duración de 20´34´´
• Imagen en blanco y negro que permite identificar composición y enfoca la atención hacia los objetos y los actos.
• Diferentes tomas: close ups, tomas frontales, laterales y dos tomas fijas.
• Las tomas fijas llegan a parecer stills pero son planteadas como la analogía al momento en que el pintor observa el cuadro, ya que antes y después de cada toma, el sujeto se aleja del lienzo y después retoma la acción.
• Los close ups permiten enfatizar ciertas cualidades en el lienzo como la carga y el color, sin embargo al final es luz en el monitor y la calidad del video no permite diferenciar texturas o tonos.

La fotografía digital no tiene título preestablecido, el archivo se llama IMG_1938.JPG y muestra la imagen completa de un lienzo y una parte de otro con característica similares. Es pues la imagen de unas telas en las que por medio del oscuro y claro se identifican signos que por su iconicidad pueden ser tazas, esto es que puedo identificar una taza porque existe un cuerpo redondo, un círculo superior que supone una cavidad y un asa. La repetición de dichos elementos se hace manualmente, y es esta estrategia la que establece una primera paradoja que posiciona a la repetición --que en una primera interpretación alude a la monotonía y que puede remitir a la producción en serie y a la sociedad de consumo— como una forma de enfatizar la expresión al momento de advertir las variantes en cada elemento. La disposición de los elementos en la superficie plantea la noción del espacio pictórico, es decir, que los elementos se ciñen a éste y no se salen a propósito de los bordes del cuadro, incluso hay un área entre estos y los límites de la tela, a excepción de algunos escurridos de pintura que pudieran sugerir ambigüedade o otros aspectos más conceptuales. Así mismo, se percibe una acumulación de elementos (323 tazas), no sólo en el caso del lienzo, sino que la existencia de otro lienzo hace suponer dicho aspecto, así como el título del video.

La pieza se ubica en un plano pragmático a partir de la interrelación de los elementos en la propuesta de montaje y en la naturaleza de mi interpretación. Los códigos que se muestran, como el lienzo, las tazas, la acción de pintar en un video, en primera instancia son duros porque muestran cosas por sí mismos; la interrelación de dichos códigos en el montaje al parecer también plantean un entendimiento certero de la contraposición del objeto con el proceso: el resultado vs. el cómo se hizo; lo que se ve vs. lo que no se ve. La autora al parecer no quiere dejar cabos sueltos, toda la estrategia se dirige hacia la confrontación de lo objetual contra el acto.

Aquí propongo mi hipótesis: por medio de esta pieza, luisa plantea a la pintura como una idea y esto, como resultado de contraponer el objeto pictórico con el acto de pintar. Y no sólo es el acto, sino que deja de lado al pintor.

Luisa Salas me entregó tres archivos para analizar: un video, una fotografía digital y un esquema; el archivo con las especificaciones para el montaje ubican a dichas imágenes en un plano físico, es decir, que uno tiene que imaginarse que la pieza final es objetual y no sólo virtual. A pesar de esto, la relación con las imágenes presentadas se establece como imagen en el monitor y de aquí es que se propone el análisis, ya que esta relación con el objeto de estudio es certera y mi enfoque interpretativo se ubica en torno a las imágenes y puede prescindir de los objetos.

La pintura de Luisa no sólo es una tela, sino que es más bien un planteamiento en el que utiliza elementos de distinta naturaleza para tratar de entender qué es la pintura a partir de lo que se ve, pero no sólo lo que se ve en el bastidor, sino lo que se ve en el bastidor y en el video y en la foto. Esa visión necesariamente tiene que ser holística –aquí argumento que tal y como hacer pintura es un proceso holístico, ver o experimentar pintura tiene que ser también un proceso holístico— de allí que el espectador deba someterse a los conceptos que Luisa Salas utiliza ya sea como pretexto o como sentido último en su pieza: la pintura moderna de color y superficie y el concepto platónico de las apariencias. La apariencia, que es lo que los sentidos perciben, para Luisa, el video es la apariencia de la repetición y la repetición en sí es el objeto pictórico, o por lo menos es lo que dice en sus indicaciones. Según Platón, las apariencias deben ser salvadas por medio del intelecto para regresar al mundo de las ideas y en este caso, Luisa propone al registro tiempo (video) como la apariencia de la pintura; ¿la pintura como registro espacio será acaso la esencia? Si bien en lo personal, el argumento aún me provoca inquietudes, sí deja claro que lo que propone se ubica más allá de lo aparente, y se dirige hacia el conocimiento.
Esta interpretación la he relacionado con mi propio entendimiento de la pintura que, para mi como pintora, es un proceso complejo, dinámico y cambiante, y no sólo un objeto. La interpretación de la pieza de Luisa me remite a mi intuición, lo que está dado por mi propia experiencia en la pintura y por la forma en como experimento los fenómenos, que en este caso fueron imágenes. La pieza planteada sugiere que la autora planea cada detalle, tiene una estrategia en la que trata de no dejar salidas, sin embargo, la interpretación o la experiencia de su pieza no es la misma para el pintor o para el no pintor. Ensayo 8 control del sujeto dos alude a conceptos por medio de los sentidos. Quizá el espectador ajeno al proceso pictórico vea tazas pintadas y un hombre que las pinta, en este sentido ve una pintura de tazas (el objeto), yo veo la pintura de tazas (el proceso).