martes, 12 de junio de 2007

COMENTARIOS SOBRE EL TRABAJO DE PEDRO QUINTERO


DE LA ABSTRACCIÓN A LA PINTURA POR LA PINTURA
Por Margarita Posada Gallego


Vemos en la tendencia creativa de Pedro, un proceso de carácter experimental dentro de preocupaciones eminentemente formales, así como un esmero por resaltar las cualidades intrínsecas de la materia en un proceso apaciguado a través del cual dedica varias sesiones de trabajo a una misma imagen que construye, reconstruye y deconstruye mediante la reiteración de los materiales utilizados.
El resaltar las cualidades del material es tal vez el principal objetivo en este proceso, desarrollado mediante un lenguaje abstracto que en ocasiones Se fusiona con lo figurativo a través de figuras poco definidas que se ocultan entre texturas sobrecargadas y mezclas de color en una composición que busca la armonía mediante una suerte de ornamentación matérica.
Este detenimiento en las imágenes ha llegado a perjudicar algunos resultados en la obra, ya que en ocasiones encontramos imágenes que trasmiten una sensación de sobrecarga en donde la imagen se nos aparece confusa y gratuita.
Por todo lo anterior podemos hablar de una respuesta del espectador y códigos de acceso a la obra en un nivel estético y expresivo, en donde no se muestra intención temática. Sin embargo es importante resaltar esta fuerte intención expresiva por medio de la explotación del material, que se convertirá en el centro de la obra y que nos permite reconocer un interés por desarrollar un leguaje pictórico que le permita pronunciarse y encaminarse dentro de un proceso artístico sensible.
Dentro de la intencionalidad del autor, podemos decir que al tener una corta trayectoria dentro del quehacer pictórico y viéndose ceñido a un ámbito académico, se ha preocupado por realizar un trabajo complaciente dentro de un proceso escolarizado que le ha impuesto cierta presión dentro de los modelos establecidos. Esta actitud frente a su propio proceso como pintor le ha representado una serie de obstáculos que no le han permitido afianzar su relación con el lenguaje pictórico.
Si bien vemos en las imágenes una metáfora plástica dada por elementos puramente estéticos que a través del lenguaje abstracto sustituyen a las imágenes figurativas y de representación mimética, no consigue profundizar en ese juego de sustitución que impone una metáfora dentro del lenguaje pictórico. La búsqueda consiste en la profundización que le permita acercarse a la metonimia como sucesión lógica y responsable dentro del acontecimiento pictórico en donde tal sucesión se vea reflejada en una imagen final. De igual manera se debe reflejar una relación de contigüidad que brinde claridad dentro del proceso creativo.
Dentro de este proceso la obra de Pedro presenta un camino aun por recorrer en el cual le será posible enriquecer su trabajo mediante una exploración profunda a través de la preocupación por la riqueza del material que ya manifiesta claramente en las imágenes.
En cuanto a las vertientes conceptuales del discurso pictórico podemos hablar de un carácter expresivo y procesual dentro de una búsqueda puramente experimental que resalta las cualidades del espacio explorado y de la materia, así como el acercamiento primerizo a una disciplina a través de la cual intenta realizar una reflexión consiente a cerca de su propio proceso como pintor.
El día de hoy nos presenta dos obras. Vemos en una de ellas una falta de riqueza pictórica sobre todo a nivel de color. Quizá, la paleta que utiliza varía entre colores tierras que intentan definir una forma y un ambiente orgánico. El autor se sigue preocupando intensamente por un acierto estético y formal, en medio de la dificultad que implica definir un leguaje propio y contundente. En el segundo cuadro, muestra claridad en una paleta de color definida y un poco mas viva a través de la cual logra trasmitir una intención concisa por la construcción de un espacio que combina coherente y acertadamente los valores de la materia y el control espacial de la superficie. En este punto es importante pensar en la subjetividad como valor intrínseco en el juicio sobre las imágenes acá presentadas. En esta ultima, como espectadora particular encuentro valores positivos y muy rescatables en la imagen a través de una composición intencionada y definida en donde el espacio construido por medio de texturas y colores, trasmite claridad formal lo cual se da como un valor positivo teniendo en cuenta que esta es una preocupación primaria dentro del proceso del autor.
En trabajo de Pedro nos invita a pensar en la abstracción pura. Una reflexión desde la pintura y sobre la pintura, abordada de una forma timida, que requiere seguridad y una intensión mas definida por explotar las cualidades del material que tanto le interesan, en las cuales ha conseguido ciertos dominios potenciales que seguramente le permitirán encontrar una vertiente definida desde la cual le sea posible posicionarse dentro de un discurso pictórico definido y maduro.
JUNIO DEL 2007